Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Qué significa soñar con ladrones

» » Qué significa soñar con ladrones

Sí, soñar con ladrones es una de las cosas más frecuentes, pero éste sueño que está muy asociado con la vida real, tiene distintos puntos de interpretación, muchas veces las personas llaman a los sueños, ellos mismos los atraen, el miedo a los ladrones es algo muy general en las poblaciones sobre todo urbanas, entonces con ese pensamiento se está llamando a que el sueño suceda y que sea obviamente con ladrones, es una representación de miedo, pero también de algunos sentimientos.

Soñar con ladrones que entran a la casa

es algo un poco delicado, enfrenta a un miedo terrible, pues pensemos en algo, y es un significado que ya hemos discutido, la casa o nuestro hogar en nuestros sueños, es el bien más valioso, tanto así que la casa es una parte de nosotros, como lo puede ser un brazo o una arteria, cuando está el sueño de ladrones que se meten a la casa, pues es un presagio no necesariamente de robo, sino de algo que ocurre con nosotros, es un temor que hay que enfrentar, es una necesidad, es un problema que necesita ser solventado.

Soñar con ladrones atacando

El inconsciente hace parte del juego, ya sabemos que es el estado activo del cerebro en el que se desarrollan los juegos, la psicología nos indica que hay consiente, inconsciente y subconsciente (al que se llega por hipnosis), puede que soñar con ladrones signifique que algo está pasando en ese mismo instante, lo mejor es despertarse, revisar la vivienda y si hay familiares que quizá están en la calle, laborando o algo parecido, quizá de fiesta, hay que llamarles para revisar su estado.

Soñar con un asalto en la calle o ladrones en la calle está relacionado más hacia la cultura del miedo, un miedo de perder algo, un bien material, una cosa a la que queremos mucho o sentimientos, el miedo de dejar de querer a una persona o aun pero, el miedo de que una persona lo deje de querer a uno.